El discurso antinmigratorio gana adeptos en todo el espectro político apelando a la identidad, el proteccionismo y el nacionalismo.