Ya no vale culpabilizar a la juventud, España necesita pactos por la educación, la vivienda y el empleo.