A pesar de la bajada electoral de UKIP, hay una total contaminación de las políticas antimigratorias en todo el espectro político.