Las autoridades de la Unión Europea y sus Estados miembros, los medios de comunicación, las organizaciones internacionales e incluso la sociedad civil se refieren a la situación de sus fronteras exteriores como una “emergencia” o una “crisis”. No hay nada neutral en esta calificación que, por otro lado, apenas se cuestiona.