A diferencia del segundo aniversario, la reapertura del caso de las muertes en la playa del Tarajal, ha dado un respiro a la impotencia