Se abre una investigación a la Comisión Europea tras ser aceptada la queja presentada a la Defensora del Pueblo Europeo, en la que denunciaba las vulneraciones de derechos básicos que sufren mujeres y menores por el Acuerdo UE-Turquía.