El Gobierno español solo concedió el estatuto de refugiado a 220 personas en 2015.