Nietzsche dijo una vez: “La vocación es la espina dorsal de la vida”. El filósofo alemán sabía que con vocación, pasión y trabajo uno puede sacar adelante hasta los proyectos más desafiantes. Estas tres cualidades no pueden faltar en la vida de un emprendedor. Y, sino, que se lo pregunten a dos de nuestros pioneros: Kike Sarasola y Carlos Marrero. Esta pareja es la prueba de que si juntas estas tres facultades puedes alcanzar el éxito.

Hablar de Kike Sarasola y Carlos Marrero es hablar de Room Mate Hotels. Hace diez años, Kike Sarasola dio por terminada su carrera en el mundo de la equitación ganando el campeonato de España de Hípica. Por entonces, Carlos Marrero se encontraba trabajando en el sector audiovisual, donde se dedicaba a la producción televisiva. Pero fue en el año 2005 cuando la pareja, junto con su amigo común, Gorka Atorrasagasti, decidieron sumergirse en el negocio de la hostelería con una idea revolucionaria: crear un hotel con diseño, en buenas ubicaciones, con un trato ‘de tú a tú’ y a precios asequibles. ¿El resultado? Veinte hoteles abiertos en siete países y otros diez hoteles más que abrirán en los próximos quince meses.

Pero no han querido conformarse con su primer proyecto empresarial conjunto. Sarasola y Marrero, presidente y vicepresidente de Room Mate Hotels respectivamente, decidieron ampliar el concepto y hacer de su competencia su mayor fortaleza. Así nació Be Mate, una nueva manera de concebir el alquiler de apartamentos turísticos, que añade a las características de este tipo de alojamiento los servicios que proporciona un hotel. Ambos proyectos han sido merecedores de la medalla de oro al Mérito Turístico a la Innovación, que fue concedida a Sarasola por el Gobierno de España el 15 de julio de 2015.

kike-sarasola

Como pioneros de porCausa y comprometidos con el Tercer Sector, buscan ayudar a proyectos de emprendimiento como la fundación porCausa que, al igual que sucedió con su proyecto hotelero, se concibió y salió adelante con vocación, pasión y trabajo.

Tanto Carlos como tú veníais de sectores dispares y de carreras profesionales sin aparentemente nada que ver con la hostelería. ¿Cómo decidisteis lanzar Mario, el primer hotel de la cadena?

La idea surgió tras un viaje a Nueva York con mi marido Carlos, donde nos alojamos en un hotel carísimo en el que casi no pasamos tiempo. Fue entonces cuando vimos que no existía una cadena hotelera que cumpliese los requisitos que nosotros buscábamos: diseño, buena ubicación, trato cercano y precio asequible. Así, junto con nuestro amigo Gorka Atorrasagasti creamos Room Mate. Allí hacíamos de todo: recepción, hacer camas, poner desayunos… Tengo muy buenos recuerdos de aquella época.

¿Cuál es el mejor momento que habéis vivido en un hotel?

Sin duda las aperturas son los momentos más bonitos, porque siempre nos juntamos unos días todo el equipo en el hotel, y ahí es donde me doy cuenta de la suerte que tengo de tener esta gran familia que es Room Mate.

Vuestros hoteles reciben nombres como Mario, Vega, Emma, Marcos… Incluso hay uno en honor de vuestra hija, Aitana. ¿Por qué hoteles con nombres de personas?

Nosotros siempre decimos que la mejor forma de viajar es visitando la casa de un amigo. Por eso, nuestra intención es que nuestros hoteles sean un amigo en cada ciudad, un anfitrión que te recibe y te hace sentir como en casa. De ahí, que cada uno de ellos tenga un nombre, una personalidad y una cara diferente.

Emprender en tiempos de crisis es una cuestión laboriosa y esta largo período de recesión ha coincidido con el desarrollo de vuestro primer proyecto hotelero. ¿Ha sido la crisis lo que ha motivado el nacimiento de Be Mate?

Creo que la crisis ha obligado a todo el mundo a ofrecer algo mejor. BeMate es el resultado de una adaptación a las necesidades del cliente. Nos dimos cuenta de que cada vez más gente elegía la opción del apartamento turístico y vimos que nosotros podíamos ofrecer algo que aunase lo mejor de ambos mundos: la comodidad y la libertad que ofrece un apartamento junto con los servicios y la tranquilidad que da el respaldo de un hotel.

“Creo que la crisis ha obligado a todo el mundo a ofrecer algo mejor”

¿Dónde reside el éxito de esta cadena hotelera?

Tengo claro que el éxito de esta empresa ha venido por el trabajo duro del equipo que lo compone y por tener clara una cosa: que el cliente es el rey. Siempre le digo a mis chicos que al cliente hay que hacerle el amor, enamorarlo, que cuando se vaya quiera volver, que hable bien de nosotros… Nos ponemos siempre en la piel del cliente. Además, Room Mate Hotels no sería lo que es sin su equipo, tanto el personal de hoteles, como el personal de oficinas; desde limpiadores a las recepcionistas, el personal de mantenimiento, los equipos de marketing, recursos humanos… Todos ellos hacen que Room Mate Hotels sea lo que es hoy.

La gran revolución del entorno online puede facilitar sacar adelante un proyecto, pero además de tener presencia en internet, la pasión es la cualidad fundamental que mueve a los pioneros. ¿Es suficiente la pasión por emprender o hay más cualidades imprescindibles?

Obviamente te tienes que rodear de un buen equipo. Yo personalmente no soy nada del entorno online, pero sí sé lo que quiere el cliente. Pasión, mucho trabajo y buen equipo son para mí imprescindibles.

“Pasión, mucho trabajo y buen equipo son para mí imprescindibles”

El nuestro es también un proyecto de emprendimiento. ¿Qué te llamó la atención de porCausa? ¿Por qué invertir en el Tercer Sector?

Me gusta que sirva de altavoz para que se conozcan ciertas situaciones que no llegan a la sociedad general. Me parece un proyecto puramente vocacional y esos son sin duda mis favoritos. Siempre intentamos colaborar con causas con las que nos sentimos comprometidos. También colaboramos muy activamente con la Fundación Minicol que ayuda a niños en situación desfavorecida en Colombia o con la Fundación de Lucha contra el SIDA ya que la vacuna está muy cerca y tenemos que conseguir que la gente lo sepa. Con poquito que hagamos cada uno se consiguen grandes cosas.

¿Tienes otros proyectos o inversiones similares?

No, por ahora, pero no descarto seguir creando cosas o colaborar en algún proyecto que me entusiasme.

¿Qué consejo das a porCausa para crecer con éxito?

Muchas ganas, mucha paciencia y no rendirse. No hay nada más bonito que sacar adelante un proyecto propio así que lo mejor es disfrutar de cada momento y trabajar mucho, muchísimo.