El problema de la trata de seres humanos adquiere una gravedad aún mayor cuando concierne a niñas y niños y asume formas que van desde la esclavitud sexual hasta la creación de redes de mendicidad y delincuencia.