En la era de la postrevolución democrática, la juventud no encuentra trabajo en la República tunecina pero tampoco un futuro en Europa por la vía legal.