Repaso electoral al 2017 en clave política antinmigratoria

Un recorrido por los resultados electorales de 2017 en Países Bajos, Reino Unido, Francia, Noruega, Alemania y República Checa.

Si el concepto clave del año 2017 ha sido fake news, la Fundación porCausa decidió escarbar en los discursos xenófobos que producen de tipo de fenómenos de intoxicación. Mediante el proyecto “Antinmigración: el auge de la xenofobia populista en Europa”, hemos repasado las citas electorales y analizado el contagio de este discurso desde la derecha hacia el resto del espectro político.

2017: UN RESUMEN AL AÑO EN CLAVE DEL DISCURSO ELECTORAL ANTINMIGRACIÓN: Países Bajos, Reino Unido, Francia, Noruega, Alemania y República Checa

15 de marzo de 2017, elecciones en Países Bajos

Resultados electorales:
Con una participación del 81,9% (superior en más de 7 puntos a las anteriores), 13 partidos obtuvieron escaño en la segunda cámara. El partido vencedor fue el VVD (conservadores del Primer Ministro Marc Rutte) con 33 escaños (41 en 2012). Pero las miradas estaban puestas en el partido de extrema derecha de Geert Wilders, el PVV, que consiguió 20 escaños (15 en 2012). CDA (demócrata-cristianos) obtuvo 19 escaños (13 en 2012). D66 centristas y europeístas, 19 escaños (12 en 2010). Groenliks (Izquierda Verde): 14 escaños (4 en 2012). SP (antiguos comunistas): 14 escaños (15 en 2012).

Los grandes perdedores son los laboristas Partij van de Arbeid (Partido de los trabajadores) que bajan a 9 escaños  tras haber ocupado 38 en la legislatura de 2012, pasan de ser socios de Gobierno a ocupar la séptima posición. Los votantes les castigaron por haber aplicado duras medidas de austeridad desde el Ministerio de Finanzas, que controlaban gracias al anterior pacto de Gobierno con los liberales del VVD.

Conclusiones:
El populismo ha salido claramente reforzado, no solo por el ascenso del partido de Wilders, que quedó en segunda posición, sino por la asimilación de mensajes populistas por otros partidos, especialmente el del Primer Ministro Rutte. Este último, aprovechando la crisis abierta con Erdogan durante la campaña electoral, obtuvo muchos votos por su defensa de los valores holandeses.
El mapa parlamentario holandés se ha hecho más conservador.
Hundimiento del partido laborista (Partido de los trabajadores) que pasa a la séptima posición pagando su coalición de Gobierno como ‘verdugo’ de los recortes durante la crisis.
Sorpresa de la izquierda verde que se convierte en el partido de izquierdas de mayor crecimiento con su joven y carismático líder, Jesse Klaver.

8 de junio de 2017, elecciones en Reino Unido

Resultados electorales:
Los resultados de estas últimas elecciones en el Reino Unido supusieron un varapalo para el Partido Conservador, con un total de 319 escaños frente a los 331 de las elecciones de 2015.

Al contrario que el Partido Conservador, el Partido Laborista ha salido reforzado de estas elecciones tras conseguir 262 escaños, 30 más que en las pasadas elecciones (232).

UKIP ha prácticamente desaparecido del mapa electoral estas elecciones, sin ningún representante en el Parlamento al conseguir solo 1.84% de los votos (comparado con el 12.6% de las elecciones pasadas). La mayoría de su voto se ha transferido al Partido Conservador.

El Partido Liberal Demócrata ha conseguido un mejor resultado que en 2015, superando con 12 escaños los 8 que consiguió en las elecciones anteriores, a pesar de que su fracción de voto era mínimamente menor (7,9% en 2015 y 7,37 en 2017).

Conclusiones:
Con las elecciones anticipadas, Theresa May pretendía fortalecer su postura frente a la Unión Europea con respecto al Brexit, sin embargo, al perder la mayoría absoluta de la que gozaba su partido, la lideresa de los tories se ha visto obligada a buscar coaliciones con otros partidos para conseguir los 326 votos necesarios para la aprobación de cualquier ley en un parlamento sin mayoría absoluta.
El hecho de que los tories hayan acaparado parte de los votantes de UKIP puede ser un indicador de la radicalización del discurso del Partido Conservador conforme a inmigración, seguridad y Brexit, unido a una polarización de los votantes en los dos partidos mayoritarios.
El Partido Conservador, capitaneado por Theresa May, ha endurecido su discurso migratorio, hablando de dar preferencia  a la lucha contra el “terror” frente a los derechos humanos y el énfasis en los “valores británicos” frente al “extremismo”. Este interés por recalcar la identidad británica como la verdadera frente a la identidad de los “otros”, es también compartida por el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP).
Los partidos de centro-izquierda  han mencionado la importancia por combatir la retórica tóxica frente a la inmigración (Partido Liberal Demócrata) y la necesidad de no juzgar en base a raza, religión y condición sexual, además de no culpar a los inmigrantes por los problemas económicos del Reino Unido (Partido Laborista). Sin embargo, a pesar de su esfuerzo, han sucumbido a la retórica antinmigración al defender mayores poderes a guardias fronterizos (Partido Liberal Demócrata) y un mayor control de fronteras (Partido Laborista).
Ha habido una gran movilización de voto entre los más jóvenes y los grupos minoritarios. La Operation Black Vote defiende que el voto BME (Black and Minority Ethnics) ha sido fundamental en la alta participación en las elecciones de 2017, y la mayor parte de su voto (73%) fue destinado al partido laborista.

11 y 18 de julio de 2017, elecciones en Francia

Resultados electorales:
Hay un auge de la extrema derecha en Francia, la cual pasó a una segunda vuelta de las elecciones por primera vez en 2002 con Jean Marie Le Pen y hasta 2017 con Marine Le Pen no ha vuelto a repetir tal logro, aunque hay que decir que esta vez ha tenido más fuerza, ya que los números del Frente Nacional en 2017 han sido mejores que los de 2002.
Sin embargo, Marine Le Pen amplió su ventaja y llegó a obtener un total de 10.644.118 de votos en segunda vuelta, consiguiendo un incremento del 38,6% (2.964.625 votos) respecto a la primera vuelta.
Aunque a Marine Le Pen le frenase Macron, tanto en primera vuelta (con 8.657.326 votos frente a los 4.804.713 de Le Pen) como en segunda (el líder de EnMarcha obtuvo 20.275.122 votos, un 134% más de votos que los obtenidos en primera vuelta, y la representante del Frente Nacional consiguió 10.644.118 votos), no fue un mal resultado para extrema derecha, que aunque esté aún lejos de sacar los votos necesarios para ganar, cada vez se va acercando más al poder.

Conclusiones:
La inmigración fue el eje clave de las elecciones francesas. No ganaron las políticas migratorias más defensoras de los derechos humanos pero tampoco aquellas defendidas por Le Pen y Fillon, que eran las más restrictivas. Claramente, un efecto contagio del discurso antinmigratorio se traspasó de la derecha hacia el centro.
El flamante vigésimo quinto Presidente de la República, Emmanuel Macron, realizó una campaña electoral sin apenas propuestas nuevas, ni profundas. Al respecto de la inmigración, su propuesta electoral fundamental fue la integración. Propuso un proceso con programas especiales con el fin de que los inmigrantes conozcan la lengua (nivel B1), los valores de la República, los derechos y deberes, y el mundo laboral de Francia, así como la cultura. También propuso un visado de circulación para los extranjeros y apoyos al talento extranjeros en los estudios y la inserción laboral. También dijo que Francia debe asumir su compromiso con los refugiados, pero que debe ser estricta con las personas que no cumplan los requisitos para vivir en Francia.

11 de septiembre de 2017, elecciones en Noruega

Resultados electorales:
Las elecciones dieron como ganadores a los socialdemócratas con un 27,4% de los votos (49 escaños), insuficiente para formar Gobierno. Los conservadores del Høyre perdieron 3 escaños (obtuvieron 45) y los populistas del Partido del Progreso tan solo perdieron 2 escaños (27 en la actualidad), es decir que salieron indemnes de la crisis económica y de la gestión de la crisis de los refugiados, siendo respaldados por el electorado que castigó a los socialdemócratas con la pérdida de 6 escaños y premió al Partido del Centro (que pasa de 10 a 18 escaños) y al Partido de la Izquierda (que pasa de 7 a 11 escaños) dando entrada en el Storing a Los Verdes (1 escaño) y al Partido Rojo (1 escaño).
En enero de 2018, las líderes del Partido Conservador (la primera ministra Erna Solberg), la del Partido del Progreso (Siv Jensen) y Trine Skei Grande, del Partido Liberal (Venstre) comenzarán las negociaciones para la composición del nuevo Gobierno de coalición. Los Demócratas Cristianos (Kristelig Folkeparti) no formarán parte de las conversaciones al rechazar formar parte de cualquier coalición que incluya a los populistas. El menor apoyo electoral de los dos socios del Gobierno anterior y la entrada de los liberales en el ejecutivo podría suavizar su discurso antinmigración.

Conclusiones:
El cordón sanitario respecto al Partido del Progreso fue mantenido durante años, pero en 1990, el Partido Conservador lo rompió al aliarse con la extrema derecha para gobernar el Ayuntamiento de Oslo. Desde entonces, el Partido Conservador con el electorado con mayor nivel educativo y adquisitivo, y el Partido del Progreso, con un votante con bajo nivel educativo y probablemente receptor de subsidios sociales, se han convertido hoy día en socios de gobierno en Noruega, y comparten mensajes y políticas antinmigratorias. De hecho, en la coalición de Gobierno previa a las elecciones de 2017, el Partido del Progreso ostentaba las carteras ministeriales más sensibles socialmente, esto es, Hacienda, Justicia e Interior, Igualdad, Infancia e Inclusión Social, Trabajo y Asuntos Sociales, y Migración e Integración.
La sociedad noruega respalda las políticas conservadoras de la legislatura anterior y los mensajes antinmigración han ido permeando en otros partidos como el Partido de Centro. Las políticas antiasilo y el lenguaje del populismo siguen incorporándose en el panorama político, como lo ha hecho en Holanda.
El “Pacto de estado por la inmigración” presentado en el parlamento en noviembre de 2015 con el fin de endurecer los requisitos de inmigración y asilo (endurecimiento de las condiciones para acceder al reagrupamiento familiar, que los menores no acompañados solo obtuvieran estatus de refugiado hasta su mayoría de edad, tras lo cual su estatus será reconsiderado, etc.) recibió el apoyo de todos los partidos salvo el Partido Socialista de la Izquierda y el Partido Verde, incluso los Laboristas lo respaldaron a pesar de manifestar duras críticas. Aunque el Partido Laborista, los Cristiano Demócratas y los Liberales lo criticaron, acabaron por permitir su tramitación parlamentaria, que aunque fue enmendada o rechazada en los puntos más duros, finalmente fue aprobada por el Storting en junio de 2016 y entró en vigor en julio de 2017.

24 de septiembre de 2017, elecciones en Alemania

Resultados electorales:
El cuadro parlamentario resultante de las elecciones de septiembre de 2017 ha supuesto la apertura de una nueva era en la política alemana. Angela Merkel se ha convertido ya en la canciller alemana que más tiempo ha permanecido en el poder desde 1945, superando a Helmut Kohl, su gran referente político. Pero lo más relevante es que ha salido un nuevo parlamento mucho más fragmentado, con hasta seis partidos representados y lo que es peor, por primera vez desde el nazismo, un partido de extrema derecha ha irrumpido en el parlamento federal con el apoyo del 12,6% del electorado (5.878.115 votos) y 94 escaños (de 709) convirtiéndose AfD (Alternativa para Alemania) en la tercera fuerza política.

Conclusiones:
AfD es un partido abiertamente xenófobo, contrario a la inmigración y al Islam, con un encuadre para estas elecciones basado en reforzar el concepto de “identidad alemana” frente a la “amenaza” del islam, el cierre de fronteras y la expulsión de todo demandante de asilo cuya petición sea rechazada.

Alemania, como el resto del continente, está sumida en una ola de populismo antinmigratorio, proteccionista, identitario y alarmista. Alemania ha sido y es, con diferencia, la que más solicitudes de asilo ha recibido. En los dos últimos años ha acogido a más de un millón de personas (en 2016 acogieron a 280.000 solicitantes de asilo, bastantes menos que los 890.000 de 2015), y parte de su ciudadanía se ha implicado de manera ejemplar en este desafío.

Pero el discurso antinmigración ha calado transversalmente en toda la sociedad y en casi todos los partidos con representación institucional. Desde la inicial euforia de la wilkommenskultur se pasó a la decepción y a las reservas (sobre todo a raíz de los hechos de Año Nuevo de 2016 en Colonia).

Pero a pesar de este proceso de desilusión, junto con el discurso xenófobo persiste mucha de la cultura de acogida, e incluso los partidos conservadores (CDU y CSU) admiten la necesidad de acoger a algunos refugiados. El contagio de la retórica antinmigración afecta en mayor o menor medida a todos los partidos. La CDU y su socio bávaro, la CSU, presentaron su programa electoral conjunto en julio con un claro enfoque económico y de seguridad. A pesar de las diferencias internas, abogan por estabilizar las llegadas en los niveles más bajos y apuestan por aliviar la presión migratoria en origen con una especie de Plan Marshall africano consistente en incrementar la ayuda al desarrollo del 3% actual al 3,5% en 2025.

Con una Angela Merkel sin mayoría absoluta (CDU 185 escaños, CSU 46 escaños, SPD 59 escaños, Die Linke 5 escaños, AfD 3 escaños, GRÜNE 1 escaño) las negociaciones comenzaron y Alemania termina el año 2017 sin Gobierno. Intentó un tripartito entre conservadores (CDU y CSU), liberales (FDP) y verdes, que fracasó en noviembre ante la distancia ideológica entre estos tres partidos.

20 y 21 de octubre de 2017, elecciones en la República Checa

Resultados electorales:
Con una participación casi del 60% y con 200 escaños escrutados, la República Checa sufre un cambio drástico en el Parlamento. ANO (Acción de Ciudadanos Insatisfechos) de centro-derecha liberales es el partido más votado con 78 escaños (31 más que en 2013). ODS (Partido Demócrata Cívico) conservadores islamófobos consiguen 25 escaños (frente los 16 conseguidos en 2013). El Partido Pirata, fundamentado en la transparencia política, llega por primera vez a la Camara Alta como tercera fuerza política con 22 escaños. El SPD (Libertad y Democracia directa) se formó en 2015 por Tomia Okamura (antiguo Diputado de USVIT/Amanecer de la Democracia directa) es un partido de ultraderecha xenófoba que ha obtenido en sus primeras elecciones 22 escaños. El KSCM (Partido Comunista de Bohemia y Mocivia) es la izquierda verde y ha obtenido 15 escaños frente a los 33 de 2013. El CSSD (Partido Socialdemócrata Checo) ha pasado de ganar las elecciones de 2013 con 50 escaños a obtener 15 diputados en 2017. El KDU-CSL (Partido Democrático) tradicionalista y conservador consigue 10 escaños (frente a los 14 de 2013). TOP09 (Tradición, responsabilidad y prosperidad) de centro-derecha liberales tiene 7 escaños (frente a los 26 de 2013). STAN (Alcaldes e Independientes) localistas liberales proeuropeos, consiguen 6 escaños es su primera candidatura independientes de TOP09.

Conclusiones:
Las fuerzas socialdemócratas CSSD y KDU-CSL son severamente castigadas perdiendo 35 y 19 escaños respectivamente por los escándalos de evasión fiscal que golpearon al Primer Ministro. Ambos formaban parte de la coalición tripartita que gobernaba junto a ANO.
La izquierda parlamentaria también se derrumba perdiendo la mitad de su representación.
El SPD (Libertad y Democracia Directa – Tomio Okamura) que acaba de obtener 22 diputados, con el apoyo del 10,62% del electorado, es un partido político ultraderechista, antinmigración, islamófobo, antigitano y antipobres. Anteriormente, bajo las siglas del USVIT (Amanecer de la Democracia Directa), sufrió una escisión que en lugar de llevarle a la irrelevancia parlamentaria ha supuesto su irrupción como cuarta fuerza en esta legislatura.
Empezando por el Presidente de la República y pasando por los miembros del Gobierno, la retórica del miedo y el rechazo al otro está siempre presente en la República Checa. Además de ser un discurso dominante, existe un partido de ultraderecha, con 14 diputados electos (USVIT) que incluye en su programa mensajes racistas y xenófobos explícitos. El impacto mediático de la llamada “crisis de los refugiados” ha sido sobredimensionado (en 2015 tan solo 71 de los 1.525 solicitantes de protección internacional recibieron asilo) y utilizado como arma electoral acudiendo a la retórica del miedo y haciendo explícitas alianzas entre Islam-terrorismo-delincuencia, como una amenaza a la seguridad y la identidad nacional. Es un discurso falso ya que la población checa es bastante homogénea, mayoritariamente eslava (solo el 4% son gitanos o vietnamitas) y tan solo 3.500 son de religión musulmana siendo la mayoría del país, agnóstica.
Los socios que elija Babis para formar Gobierno influirán en uno u otro sentido, así como quien saldrá elegido en las elecciones a la presidencia de la república en enero de 2018. Si elige a la ultraderecha xenófoba del SPD de Tonio Okamura y sale reelegido Zeman, la República Checa se inclinará por mayores lazos con Putin, y si hay gobierno con los democratacristianos, la balanza se inclinara hacia occidente.

Calendario electoral para 2018

12-13 enero: elecciones presidenciales en la República Checa (primera ronda); segunda ronda el 26-27 de enero si fuera necesario.

28 de enero: elecciones presidenciales en Chipre.

28 de enero: elecciones presidenciales en Finlandia (primera ronda); segunda ronda el 11 de febrero si fuera necesario.

4 de marzo: elecciones generales en Italia.

No más tarde del 7 de abril: elecciones presidenciales en Montenegro.

Abril o mayo: elecciones generales en Hungría.

9 de septiembre: elecciones generales en Suecia.

7 de octubre: elecciones generales en Bosnia y Herzegovina.

Octubre: elecciones generales en Luxemburgo.

No más tarde de noviembre: elecciones presidenciales en Irlanda.

Descarga de informe porCausa Análisis con el estudio de caso en once países y el Parlamento Europeo: Francia, Holanda, Alemania, España, Portugal, Austria, Italia, Reino Unido, República Checa, Noruega, Hungría y Polonia: actualizado en febrero de 2018.

¿Consideras útil nuestro trabajo? Hazte socia / hazte socio de la Fundación porCausa por una pequeña cantidad al mes y podremos seguir trabajando en 2018 en esta misma línea.