La ofensiva antinmigratoria

porCausa aborda el estudio del discurso político antinmigratorio en Europa con un informe sobre el auge de la xenofobia populista a lo largo de once países.

Durante el mes de septiembre de 2017, Noruega y Alemania ofrecen los escenarios electorales más recientes de una batalla que tiene en los inmigrantes su daño colateral más directo. Como estos dos países, el resto de Europa ha abierto un debate cuya virulencia recuerda a las invectivas ideológicas de la década de los años 30, cuando las democracias más avanzadas del planeta se replegaron sobre sí mismas y en detrimento del otro, empezando por el extranjero.

Hoy la antinmigración se produce en un contexto económico y tecnológico muy diferente, en el que la imbricación de intereses, el acceso a la información y la capacidad de cruzar fronteras de forma legal o irregular hacen mucho más difícil introducir medidas proteccionistas extremas. Es por ello que en porCausa hemos decidido abordar el estudio del discurso antinmigratorio en Europa, con nuestro porCausa Análisis “Antinmigración. El auge de la xenofobia populista en Europa”.

Descarga el porCausa Análisis sobre antinmigración en PDF [2,4MB]

Este trabajo de análisis ofrece una fotografía de la antinmigración política a lo largo de once países —además del Parlamento Europeo—, los diferentes estudios de caso ilustran el auge de la xenofobia populista, cuyos partidos y movimientos han alcanzado resultados heterogéneos en sus últimas citas electorales: desde el 46 por ciento del FPÖ austriaco y el ascendiente presidencial de Marine Le Pen en Francia, a la marginalidad política y social de los partidos de extrema derecha en España y Portugal, pasando por un abanico de posibilidades en los demás países. En el caso del Europarlamento, 130 de los 751 escaños de la cámara están ocupados por representantes de opciones abiertamente antinmigratorias.

'Street art' de Geert Wilders en S.t Romain au Mont d'Or, Ródano-Alpes, Francia. Foto / Thierry Ehrmann
Street art de Geert Wilders en Rodano, Francia. Foto / Thierry Ehrmann

Todos los casos estudiados cuentan con uno o varios partidos que incorporan de forma explícita posiciones contrarias a los inmigrantes y refugiados. En algunos casos, esta ideología ha logrado salir de la sombra de la irrelevancia para apuntalar gobiernos mediante coaliciones —el caso de Noruega— o incluso para liderar ejecutivos: el caso de Fidesz y Viktor Orbán en Hungría.

Pero la influencia del populismo antinmigratorio no se limita a su peso electoral formal. De acuerdo con nuestro análisis, la verdadera fuerza de estos movimientos reside en su capacidad para contaminar la posición de los partidos tradicionales y trasladar el eje del debate público hacia la derecha, forzando a contestar cuestiones que hace unos años hubiesen sido sencillamente intolerables. El cuestionamiento de las obligaciones internacionales en materia de asilo, los acuerdos de control migratorio con Estados fallidos como Libia o las respuestas institucionales que rozan la islamofobia constituyen ejemplos de esta deriva.

A pesar del esfuerzo de muchos grupos políticos para frenar y denunciar el avance de la antinmigración, la respuesta más creativa y contundente contra el populismo xenófobo ha venido de la sociedad civil. porCausa ha recopilado docenas de historias en diferentes países que documentan el modo en que instituciones, movimientos y personas se esfuerzan por proteger los derechos de los inmigrantes.

Para recibir un adelanto del informe, que te avisemos cuando se publique o bien trabajar con nosotros para realizar un artículo sobre este tema, escríbenos a comunicacion @ porcausa . org.


porCausa es una fundación sin ánimo de lucro que trabaja haciendo investigación social y periodismo sobre migración. Para ayudarnos a continuar con investigaciones como esta, necesitamos tu ayuda: hazte socio.