Melilla es un territorio excepcional. Un enclave europeo en el continente africano en cuya frontera se materializa una de las brechas de desigualdad más profundas del planeta. Esta frontera caracteriza y define a la ciudad. La aísla geográficamente, determina su economía y le otorga una función esencial en las políticas de control migratorio de acceso a Europa. En torno a estas tres implicaciones se construye el relato sobre la excepcionalidad de la ciudad autónoma, que ampara a su vez la impunidad de sus autoridades ante el escrutinio judicial, político y periodístico. Con ello se perpetúa un modelo migratorio roto del que Melilla constituye un ejemplo ilustrativo y un laboratorio político. Este es el contexto y la justificación de la investigación de la Fundación porCausa.

→Descarga el informe ←

 

Si quieres que sigamos investigando  →hazte socio o donante←