#Migraleaks: Croacia, el peso del pasado

Croacia es el último miembro en incorporarse a la Unión Europea, pero su historia, y los conflictos nacionalistas y étnicos de su pasado reciente le hacen especial en el análisis sobre el discurso antimigratorio.

Croacia es el último miembro en incorporarse a la Unión Europea (2013), pero su historia, y los conflictos nacionalistas y étnicos de su pasado reciente le hacen especial en este análisis sobre el discurso antimigratorio.

Contexto histórico y social

Los nazis invadieron Croacia en 1941, formándose la Gran Croacia que comprendía territorios de Bosnia y Serbia occidental. El Gobierno títere de Ante Pavelic y su Ustacha sembraron el terror, persiguiendo y ejecutando brutalmente a serbios y judíos.

Tras la derrota del Eje, Croacia se convierte en 1945 en una de las seis repúblicas de la Federación Socialista Yugoslava hasta la muerte del Mariscal Tito en 1980, que desencadenó la desintegración de Yugoslavia, dando paso a los nacionalismos independentistas en la región. Las primeras elecciones en Croacia se celebraron en 1990, de las que salió ganador el nacionalista Franjo Tudjman (HDZ). En 1991, Croacia declara su independencia y comienza la guerra de Bosnia-Herzegovina que desangraría la región hasta la firma del Acuerdo de Dayton en 1995. Desde entonces, Croacia ingresa en el Consejo de Europa (1996) pero la Unión Europea decide no invitarle a iniciar conversaciones para su candidatura debido a las tendencias autoritarias del régimen de Tujman. La hegemonía del HDZ cae tras su muerte y en las elecciones de 2000 ganan los socialdemócratas y los socioliberales, siendo elegido Ivica Racan como Primer Ministro, y en el mismo año Stjepan Mesic es elegido Presidente (HDS, Partido Popular Croata), cargo que mantendría tras la reelección hasta 2010.

La guerra de Bosnia fue causada por una compleja combinación de factores políticos contendientes eran eslavos del sur), crisis políticas, sociales y de seguridad que siguieron al caos de la caída de la antigua federación yugoslava tras la muerte de Tito. Los croatas intervinieron directamente en lo que se llamó la guerra de Croacia e indirectamente apoyando a los bosnio-croatas en la vecina Bosnia. De todos los acusados por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), de un total y religiosos de exaltación nacionalista (no había una causa racial pues todos los de 161 procesados, 29 eran croatas (siendo los casos más célebres los de los exgenerales Ante Gotovina, Ivan Cermak y Mladen Markac juzgados finalmente en La Haya en 2008).

Las conversaciones para acceder a la Unión Europea estuvieron siempre ralentizadas por la falta de cooperación de las autoridades croatas en la entrega de criminales de guerra, la corrupción generalizada, crimen organizado y la intolerancia hacia las etnias no croatas. No fue hasta julio de 2013 que finalmente se convierte en el Estado número 28 de la UE.

Situación política

Las últimas elecciones de noviembre de 2015 no dejaron un claro ganador y el elegido, el tecnócrata independiente Tihomir Oreskovic, no duró más de seis meses al no superar una moción de censura en junio de 2016. En septiembre de 2016, los nacionalistas del HDZ obtienen los mejores resultados, formando una coalición de centro-derecha con el partido Most (“puente”, en serbo-croata) y Andrej Plenkovic es elegido Primer Ministro. En junio de 2017, Plenkovic cambia su socio de Gobierno sorteando una nueva convocatoria electoral. Su nuevo aliado es el Partido Popular Croata (HNS), que abandona el bloque opositor que formaba hasta ahora con el socialdemócrata SDP.

La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarović, ganó las elecciones en segunda vuelta en enero de 2015, tras una larga carrera política y diplomática (incluyendo la cartera de asuntos exteriores e integración europea en los años clave para que Croacia entrara en la UE y en la OTAN). Pertenece a un HDZ renovado y alejado del partido de Tudjman. Respecto al pasado régimen fascista, Ustaše, lo calificó como régimen criminal, añadiendo que el antifascismo estaba en la esencia de la Constitución croata.

Meses después de su elección, desde septiembre de 2015 hasta a abril de 2016, Croacia formaba parte de la llamada “ruta de los Balcanes”, por la que transitaron casi un millón de inmigrantes y demandantes de asilo. Estos llegaban desde Grecia atravesando Macedonia y Serbia, cruzando Croacia de camino a Eslovenia, Austria y Alemania.

Según el informe de Oxfam “Un juego peligroso”, el papel de Croacia no fue precisamente ejemplar: violentos retornos en frontera a territorio serbio, tácticas brutales como el uso de perros de ataque y gente obligada a desnudarse con temperaturas bajo cero, son algunos de los detalles de este informe. Human Rights Watch es también muy crítica con el papel de Croacia, ya que las expulsiones a Serbia suponen una vulneración de las directrices de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, que considera que Serbia no debe ser considerado un tercer país seguro para los solicitantes de asilo, por no proteger sus derechos de conformidad con la Convención de Refugiados.

Aunque, políticamente, el Gobierno de Croacia siempre se ha mostrado colaborador con Bruselas en materia de refugiados, se le recrimina no perseguir los abusos e infracciones en frontera y no dar cumplimiento efectivo a la legislación europea e internacional en esta materia.

Unión Democrática Croata (Hrvatska demokratska zajednica, HDZ)

Es el partido mayoritario en el Parlamento, con 56 escaños y dirige la coalición de gobierno actual. Es un partido conservador y europeísta, que actualmente pertenece a la asociación Amigos de Europa, donde Rajoy y Merkel fueron presidentes durante 2005 y 2011 respectivamente. Pero el HDZ tuvo un pasado más controvertido. Fue creado en 1989 por tres facciones: los nacionalistas croatas que vivían en otras zonas de Yugoslavia fuera de Croacia, tecnócratas y antiguos altos cargos militares del ejército yugoslavo.

Su fundador y líder hasta su muerte, Franjo Trudjman, fue en su juventud partisano en la guerrilla antifascista de Josip Broz Tito y se convirtió en el general más joven del Ejército Popular Yugoslavo, con tan sólo 23 años. Antes de su reaparición como líder del HDZ, fue disidente político por sus ideas ultranacionalistas y a la muerte de Tito en 1980 se convirtió en la cabeza visible del movimiento independentista croata. Tudjman era autoritario, soberbio, negacionista del holocausto, llegó a declarar que el estado Ustacha había conseguido “a su manera” realizar las aspiraciones independentistas croatas, razón por la cual perdió el apoyo de gran parte de la intelectualidad. Sin embargo, la victoria del HDZ en las primeras elecciones democráticas fue incontestable. Acusado de limpieza étnica contra la población serbia de la región de la Krajina, estuvo investigado por crímenes contra la humanidad por el TPIY, aunque su muerte —en 1999— impidió su imputación. El HDZ post-Tudjman supuso el ascenso al poder de posturas más moderadas, como la de su sucesor Stjepan Mesić.

A pesar de que el HDZ coqueteó con la retórica antinmigracion durante la campaña de la presidenta Grabar-Kitarović, en la que esta llegó a sugerir la construcción de un muro fronterizo como el de su vecino Orbán, el mensaje no tuvo, al parecer, mucho eco en un electorado sensible por los recuerdos recientes de los refugiados que huyeron de la guerra de Croacia y de Bosnia.

Hoy, HDZ reclama una mayor coordinación regional y más controles en las fronteras, pero no han optado por la deriva antinmigracion de Hungría o de Polonia. El HDZ se ve reflejado en la CDU de Angela Merkel, y se mantiene ante todo proeuropeo y aliado de Alemania.

Partido Socialdemócrata SDP (Socijaldemokratska partija Hrvatske)

Es el partido político de izquierda más grande de Croacia. Tiene 36 escaños (de los 156 que tiene el parlamento unicameral croata, Sabor) y lidera la oposición. Fue fundado en 1990 por militantes croatas de la Liga de Comunistas de Yugoslavia. Gobernaron del 2000 al 2003 y después de años en la oposición, consiguieron, esta vez en coalición con otros partidos de izquierda, gobernar del 2011 al 2015. Tiene dos europarlamentarios en el grupo de Socialistas Europeos.

Partido Popular Croata (Hrvatska narodna stranka – liberalni demokrati, HNS)

Con cinco escaños, es desde mayo de 2017 en nuevo socio del gobierno que lidera el HDZ. Fundado en el siglo XIX en el movimiento romántico croata, hoy día es un partido socioliberal y europeísta.

Most: Partido Puente de las listas independientes (Most nezavisnih lista)

Tiene 15 escaños. Fundado en 2012, es un partido centrista. Era socio menor de la coalición de Gobierno junto al HDZ hasta el mes de mayo en que abandonó el gobierno después de la destitución de tres de sus ministros y causó unas crisis que puede conducir a nuevas elecciones anticipadas.

La ultraderecha croata

La extrema derecha en Croacia en los años 90 estaba en su apogeo debido al ultranacionalismo renacido tras la desaparición del ideal yugoslavo de Tito. El panorama político de la ultraderecha estaba fragmentado entre el HDZ (Hrvatska Demokratska Zajednica – Unión Democrática Croata, que en sus orígenes pueden ser considerados como extrema derecha) y el Partido de Derechos de Croacia (HSP), así como otras formaciones más pequeñas como la Unión Democrática (HKDU), el Partido de los Derechos de Croacia 1861 (HSP1861) y el Partido Puro de los Derechos de Croacia (HČSP).

El discurso del odio no estuvo prohibido hasta 2003, cuando el Gobierno del socialdemócrata Ivica Račan aprobó enmiendas al código penal que prohibía el elogio del fascismo, del nazismo y de ideologías totalitarias, racistas y xenófobas.

Los años 90, por tanto tuvieron una ultraderecha fuerte que prendió aún más con el conflicto bélico de la guerra de Bosnia y sus disputas territoriales. Los Balcanes fueron escenario de una guerra fratricida entre eslavos del sur donde la única distinción aparente entre facciones era la religión elegida (croatas católicos, serbios ortodoxos y musulmanes bosnios) aparte de las motivaciones territoriales y de dominación sobre los restos de la antigua Yugoslavia de serbios y croatas fundamentalmente.

Pero al contrario de lo que ocurre en el resto de Europa, hoy día, el retroceso de la ultraderecha en Croacia se puede ver claramente en que ningún grupo o partido de esta ideología tiene representación parlamentaria en el Sabor (Parlamento Croata) como ya se indicó en la tabla de elaboración propia de la fundación porCausa en la que se refleja el auge electoral de los partidos de extrema derecha en Europa.

Como curiosidad, en la extrema derecha croata nos encontramos con que la mayoría de partidos se denominan HSP, siglas que significan “Partido Croata de los Derechos”. Utilizan estas siglas y este nombre en homenaje a su inspiración, el HSP que se fundó en 1861. Aunque en esa época no había una ultraderecha como tal, aquel partido originario defendía los valores de una República Croata y un fuerte nacionalismo en unos Balcanes amenazados por el Imperio Austro-Húngaro. Históricamente, el nacionalismo croata incrementó sus fuerzas cuando a finales del siglo XIX el país fue invadido por el Imperio Austro-Húngaro, siendo el HSP el partido más representativo de ese nacionalismo.

El HSP originario de 1861, que fue creado por Ante Starcevic, se disolvió en 1929 y en 1930 sus miembros fundaron Ustasha, un partido inspirado en el fascismo italiano que buscaba ante todo la creación de un Estado independiente de Croacia, utilizando la violencia, la limpieza étnica y la supremacía racial del pueblo croata, al que consideraban germano. Este partido llegó a tener 100.000 militantes durante la Segunda Guerra Mundial y fue colaboracionista de las fuerzas italianas y alemanas del Eje, aunque siempre reivindicaron un Estado independiente, y tuvieron muchas disputas con las fuerzas italo-alemanas, ya que consideraban que Croacia estaba siendo un protectorado de Hitler y Mussolini. Este partido se disolvió con la creación de la República de Yugoslavia, ya que debido a sus rasgos fascistas y su colaboracionismo con los nazis fue prohibido.

En 1991, la disolución de Yugoslavia dio paso a los inicios de la creación del HSP, creado previamente por agrupaciones de otros partidos de extrema derecha, ultranacionalistas croatas y ex altos cargos militares.

Actualmente, el partido más representativo de la extrema derecha croata es el HSP (Partido Croata de los Derechos) fundado en 1991 cuando integrantes del ejército croata crearon una asociación militar nacionalista, denominada “Fuerza de Defensa Croata”. Aunque fundada por militares, tuvo cerca de 8.000 militantes (no todos pertenecientes al ejército croata), entre 1991 y 1993 (año en el que desapareció). Se dedicaban principalmente a acciones paramilitares. A día de hoy, el HSP cuenta con aproximadamente 40.000 miembros, aunque a pesar de ello es una fuerza extraparlamentaria sin representación en el Sabor.

Otro partido de extrema derecha en Croacia es el A-HSP (Partido Autónomo Croata de los Derechos), que se diferencia del anterior HSP en sus posiciones aún más radicales. Fue fundado en 2005 y no niegan su ideología nazi. De hecho, utilizan como saludo la mítica frase nazi de: Za dom spremni!, equivalente al alemán: Sieg Heil! Que significa en castellano “Viva la victoria” y fue utilizado por los miembros del Partido Nazi y en Croacia por los ustasha durante la Segunda Guerra Mundial. Es un partido evocador del partido Ustacha, de carácter neonazi de y emplea milicias paramilitares en Croacia, similares a los skinhead en la Europa Occidental. Durante la toma de posesión de Trump, el A-HSP hizo una marcha a su favor donde se pudieron ver banderas del partido, de EEUU y lemas nazis como el típico: Za dom spremni!. El líder de A-HSP es Drazen Keleminec, que fue detenido durante la manifestación pro-Trump por desórdenes públicos. En todos los actos y manifestaciones de la extrema derecha croata se ha podido ver la estética de muchos de los miembros que la integran, la cual realmente ha cambiado a la típica imagen de los skinhead tradicionales. Por ejemplo, los militantes de extrema derecha actualmente no van rapados ni llevan una estética skin, lo que les simboliza son sus vestimentas oscuras y la bandera de su partido, la cual siempre portan.

Esta imagen es la más representativa de la extrema derecha croata, en ella podemos apreciar a militantes del A-HSP (concretamente del grupo joven de dicho partido). Se aprecia como la estética no es la de los típicos skinhead, aunque sí suelen vestir de negro. También hay que destacar la simbología cristiana, la bandera croata y un cuadro de Ante Starcevic, nacionalista croata que fundó el HSP originario en el siglo XIX.

Como toda la extrema derecha europea, podemos apreciar el rechazo a la Unión Europea y a los grandes partidos de Croacia, ya que en la bandera de atrás, junto al escudo del A-HSP podemos leer: “Contra la oscuridad (SDP), contra la emergencia (HDZ)” SPD y HDZ son los partidos que han gobernado en Croacia desde su independencia. El primero de ellos es el partido socialdemócrata y el segundo los conservadores.

La contaminación del discurso antinmigración

El HDZ es clave para analizar la  extrema derecha croata ya que durante los 90 agrupó parte de esa ideología debido a su defensa a ultranza del nacionalismo croata y el contexto de guerra en el que estaban inmersos. Pero ya en la primera década del siglo XXI, cuando la extrema derecha croata estaba creciendo, fue en las horas más bajas del HDZ, que sufrió una crisis de liderazgo y desgaste, pese a gobernar el país. En 2011 el HDZ perdió el poder, que fue ganado por los socialdemócratas y a partir de entonces el HDZ comenzó a radicalizarse y a tomar posiciones más radicales, sobre todo en el tema de la inmigración.

El HDZ actual no es un partido de extrema derecha. De hecho, está en el grupo del Partido Popular Europeo (junto a los Republicanos de Francia, el PP español o la UDC de Alemania).

Aunque actualmente en el Gobierno del HDZ se aprecia una gran influencia de la Hungría de Viktor Orban, ya que tanto Croacia, como Eslovenia y Serbia han decidido cerrar la frontera, como ya hizo el gobierno húngaro, con el objetivo de cerrar el paso de los Balcanes a los refugiados que pretenden llegar a Europa.

Otro ejemplo de contaminación política se ha dado con el memorial de Jasenovac. Jasenovac fue un campo de concentración que hubo en Croacia donde se asesinó, según cifras oficiales, de 600.000 a 1.000.000 de personas, la mayoría serbios, judíos, musulmanes bosnios y comunistas. Todos los años se realiza un homenaje, cuyos organizadores suelen ser judíos y algunas organizaciones comunistas. La extrema derecha ha solicitado que esto no sea así y ha llegado a hacer que el Consejo Serbio, tenga que celebrar otro homenaje a Jasenovac, habiendo dos memoriales, uno de corte más institucional y otro con organizaciones no gubernamentales. Se puede apreciar como la extrema derecha ha forzado a las altas esferas del Estado a separar en un tema tan sensible como las víctimas del Holocausto, un ejemplo claro de la influencia de la ultraderecha en Croacia, aunque ésta sea extraparlamentaria.

Por último, hay que identificar que en Croacia hay varios partidos de extrema derecha, situación que puede ser tratada estableciendo una relación con España y lo que sucede con Falange (existen 12 partidos de Falange en España).

En Croacia nos encontramos al ya mencionado A-HSP (el partido más representativo de la extrema derecha), al HSP1861, HSP original (se declaran sucesores directos del HSP originario de 1861, en 2008 hicieron un concierto con el famoso grupo neonazi Blood&Honour), HDS (de tintes cristianos, predican un rechazo religioso, especialmente a los musulmanes), HCSP (Partido de los Derechos de los Croatas Puros), el Partido Croata de los Derechos, Solo Croacia y el Partido de los Serbios del Danubio (de radicales serbios).

A modo de conclusión, se puede apreciar que la extrema derecha croata, realmente, es muy heterogénea y no está unida, razones por las que hoy en día no tiene representación parlamentaria. Aunque en 2011 hubo un rebrote de la ultraderecha en Croacia, ya que se unificaron dos partidos, Hrvatska stranka prava y el Hrvatska stranka prava Dr. Ante Starcevic, consiguiendo que la líder de este último, Ruza Tomasic, fuese elegida eurodiputada en 2013.

Artículo escrito por Daniel Calderón y Ana González-Páramo.

Este artículo forma parte del informe Antinmigración. El auge de la xenofobia populista en Europa, un porCausa Análisis actualizado en febrero de 2018 que puede consultarse y descargarse aquí.

La Fundación porCausa hace investigación social y periodismo sobre migraciones. Recibimos financiación de grandes donantes pero no seríamos sostenibles sin el apoyo de los socios.

Si quieres que continuemos publicando informes como este, únete a nosotros y hazte socio o socia de porCausa por la cantidad que tú quieras al mes.